El primer diario digital independiente de Sevilla

Gran Poder. 400 años de devoción en Sevilla

Antonio Rendón
hace 10 meses
Sevilla
Sepan cuántos esta carta vieren como yo, Juan de Mesa, escultor, vecino de esta ciudad de Sevilla, en la collación de San Martín, otorgo y conozco que he recibido y recibí de la Cofradía de Nuestra Señora del Traspaso (…) dos mil reales de a treinta y cuatro maravedís cada uno, que yo obe de ayer por la hechura de un Cristo con la cruz a cuestas y de un San Juan Evangelista (…). E de ellos le doy esta carta de pago, que es fecha en Sevilla a primero día del mes de octubre de mil e seiscientos y veinte años».

Han pasado ya cuatro siglos. Aquella imagen de cedro es hoy el gran icono devocional de la ciudad y a la que han rezado nuestros padres, abuelos, abuelos de nuestros abuelos, reyes y pobres de solemnidad y de fe, enfermos, matrimonios que imploran un hijo o un trabajo. Todos ellos vieron reflejadas sus cargas ante ese hombre que camina con la cruz a cuestas, epifanía del Gran Poder de Dios de mirada compasiva y zancada inquebrantable. Hoy, 1 de octubre de 2020, Sevilla celebra el 400 cumpleaños del Señor.

La carta de pago entre Juan de Mesa y la hermandad del 1 de octubre de 1620

Tal día como hoy, en 1620, Juan de Mesa y Velasco firmaba la carta de pago con la que hacía entrega de la imagen del Gran Poder y de la de San Juan Evangelista a una hermandad que tenía ya casi dos siglos de vida pero que radicaba en el extrarradio, junto a la muralla, en el convento del Valle. Mesa vivía en la collación de San Martín, justo en un lugar conocido por aquel entonces como las Pasarelas de la Europa, por la cantidad de tablazones de madera que actuaban como puentes para salvar las inundaciones de la cercana Alameda. Esta zona, junto con la del Compás de la Laguna (hoy Molviedro), eran las más deprimidas de la Sevilla del XVII, llena de burdeles, pese a que ya este lugar se había convertido en un jardín, el más antiguo de cuantos se conocen, donde el Conde de Barajas mandó plantar álamos que acabaron dándole el nombre.

Allí, entre prostitutas, ratas, humedales y gentes de mal vivir nació el Gran Poder. La Providencia quiso que de aquel tronco de cedro viera la luz a golpe de gubia en la zona más pobre y que, de allí, marchara al extrarradio, junto a los muros almohades, para comenzar su caminar hasta hoy. En San Martín vivió, trabajó, murió y fue enterrado el hombre que esculpió a Dios. No fue rico, ni un don nadie, no fue un académico de la élite como su maestro Montañés, pero sí era uno de los más cotizados escultores del momento. Su defecto, o su virtud, fue que nunca se hizo notar, por eso su figura se diluyó durante 300 años hasta que fue encontrado este documento en los pasados años 20.

El historiador cordobés Alberto Villar, uno de los mayores especialistas en la obra de Juan de Mesa, relata cómo era aquella Sevilla capital del mundo y llena de comerciantes en torno al puerto. «Había una preocupación desde el clero -cuenta- por la confección de las imágenes. Todo estaba mucho más dirigido y, en aquel momento, aún se digería el Concilio de Trento. El gremio de los escultores pertenecía al de los carpinteros, no al de los pintores y artistas. Eran trabajos menestrales considerados de fuerza física y que debían pagar impuestos. Como un picapedrero. En la otra margen estaban los pintores, considerados a sí mismos como la clase superior y quienes tenían las ideas que luego otros copiaban y sólo ellos podían rematar policromándolas».

En Sevilla trabajaba Juan Martínez Montañés, que pleiteó de forma habitual con los pintores. Mesa siempre se apartó de esas disputas. Villar comenta que era consciente de su valía pero tenía muchas oscuridades en su vida, que hoy siguen siendo incógnitas. Su salud era delicada, hasta el punto de que pasaba por momentos (como aquel de 1620) en los que trabajaba como una máquina capaz de tallar imágenes en apenas seis meses y otros en los que desaparecía del mapa. Casado con María de Flores, nunca tuvieron hijos.

En Sevilla apareció en 1606 y, siendo ya un hombre formado, entró como discípulo de Montañés hasta que se independizó. «Tiene una etapa oscura en la que debió pasar por Granada, donde aprendió modismos que luego introduce en Sevilla. La estética de su maestro era el idealismo manierista que plasma en el Señor de Pasión o en el Cristo de la Clemencia, iconos de la perfección y la belleza más dirigidos a la mente que al sentimiento. Mesa trae otros argumentos y recupera formas que ya habían pasado de moda como la potencia de la obra de Durero y sus grabados. De ahí se basa para introducir el dramatismo de las imágenes». Nace el barroco.

Así, frente al idealismo de Montañés, se situó la fuerza y la humanidad de las imágenes de Mesa. Y ahí surge el Gran Poder. «Sus esculturas son el polo opuesto a la perfección de Montañés. Sin irregulares. Los hemirrostros son asimétricos, más humanos, cercanos al devoto. Lo mismo pasa con el efecto teatral: la zancada del Señor requiere que una pierna sea más larga que la otra. Sin perder la divinidad, se acerca a la humanidad».

¿Y por qué la hermandad le contrató a él y no a Montañés? Este historiador cree que una cofradía potente hubiera ido a por el maestro, pero en la del Traspaso eran «atrevidos», una corriente mayoritaria en aquella Sevilla. Quisieron algo rompedor y novedoso. «Los ambientes andaban entre lo antiguo y el manierismo. La mayor devoción era el Cristo de San Agustín y, entre las modernas, gustaba el de la Expiración del Museo». Los de la hermandad del Traspaso buscaron una aproximación a lo humano por la vía del dramatismo, y llamaron a la puerta de Juan de Mesa. Le encargaron un nazareno y un San Juan Evangelista -del que también se cumplen mañana 400 años- para completar la cofradía, que ya contaba con la Virgen.

Así, el 1 de octubre de 1620 se firmó el finiquito. El Abad Gordillo no citó al Gran Poder entre las principales imágenes de Sevilla. La devoción al Señor nació pero estuvo «medianamente dormida» hasta el siglo XVIII, coincidiendo con la estancia de Felipe V en la ciudad y con las predicaciones de Fray Diego José de Cádiz. Llegó el culto de masas en el XIX con los Montpensier y a la expansión universal de su devoción tras la Exposición de 1929, cuando se multiplican los azulejos.

Los de la hermandad del Traspaso contrataron a Ruiz Gijón para el paso en lugar de a Roldán. Acudieron a segundas firmas. Luego la historia dio la vuelta. Aquel Nazareno que nació en un pesebre cercano a la Alameda se convirtió en el Señor de Sevilla. Hace 400 años.

Foto Antonio Rendón Domínguez

 

comments powered by Disqus

Más Noticias de Sevilla

Sevilla

Cursos de Verano en el Ateneo de Triana (Sevilla)

Leer más
Sevilla

La Virgen del Rocío de Almonte (Huelva) estrenará las andas procesionales, casi un siglo después

Leer más
Sevilla

Solemnes cultos a la Virgen de los Reyes en la Catedral de Sevilla

Leer más
Sevilla

El Grupo de Cámara "SACRA" y la Armada Española cumple el 25 aniversario de su colaboración.

Leer más
Sevilla

Francisco Ignacio del Valle Rodríguez con el título “Cuando giran los muertos” premio del Ateneo de Sevilla

Leer más
Sevilla

La gloria del palio del Socorro para anunciar el día de la Virgen de los Reyes

Leer más
Sevilla

El Consulado de Filipinas y teniendo como anfitrión a José Ignacio Bidón y Vigil de Quiñones, se entregaron los Premios Corazón de Triana.

Leer más
Sevilla

Noche de Pregón con la música de Manuel de Falla.

Leer más
Sevilla

La Real Liga Naval Española, paseo por el Guadalquivir por la festividad de la Virgen del Carmen

Leer más
Sevilla

La H.N.M. Homenajeó a los caídos de la Armada Española de 1898 en Filipina, Cuba y Puerto Rico.

Leer más
Sevilla

El ateneo de Triana, celebró un concierto con la Salve Marinera y Estrella Sublime entre otros bajo el Puente de Triana mientras navegaba por el río

Leer más
Sevilla

La Real Liga Naval Española realizó una ofrenda a la Virgen del Carmen de la Iglesia de Santiago de Sevilla

Leer más
Sevilla

Festividad del Carmen en la Capilla de los marineros de Triana

Leer más
Sevilla

El Acuartelamiento Aéreo de Tablada hispalense fue visitado por el nuevo Arzobispo de Sevilla, Monseñor José Ángel Saiz Meneses

Leer más
Sevilla

“Solo a través de la belleza se llega a la fe” recordaba el nuncio apostólico de Su Santidad el Papa, Bernardito Cleopas para Alcalá del Río

Leer más
Sevilla

Tablada rinde homenaje a los grandes vuelos con un concierto de música de zarzuela en Sevilla

Leer más
Sevilla

El Consejo de Cofradías de Sevilla amortiza la pérdida del dinero de las sillas y descarta el crédito

Leer más
Sevilla

La Virgen del Carmen de Santa Ana de Triana, el primer culto carmelita de Sevilla.

Leer más
Sevilla

El compositor David Hurtado Torre compone una obra musical para la Antigua Hermandad de la Vera-cruz de Alcalá del Río

Leer más
Sevilla

Oración por los hijos a la Virgen del Perpetuo Socorro

Leer más